Abarth 695 Maserati: para 499 caprichosos


La división deportiva de Fiat sigue dando interesantes frutos y, tras el goloso Abarth 695 Tributo Ferrari de hace tres años,, lanza ahora el Abarth 695 Maserati Edition. Se trata de una edición limitada a solo 499 vehículos, desarrollada sobre la carrocería descapotable y que pone el acento en la lujosa deportividad que caracteriza a los coches de la marca del tridente. Hará su presentación oficial con motivo del trigésimo aniversario de La Mille Miglia, la que según Enzo Ferrari era "la carrera más bonita del mundo".
motor 1.4 Turbo Jet en su variante de 180 caballos, asociado a la caja de cambios manual robotizada

Los ingredientes técnicos del coche son para poner los dientes largos a cualquier amante de los pequeños deportivos: motor 1.4 Turbo Jet en su variante de 180 caballos, asociado a la caja de cambios manual robotizada de cinco marchas Abarth Competizione, con accionamiento eléctrico y gestión a través de levas en le volante. Para sujetar y transmitir ese potencial al suelo, se recurre a neumáticos especiales montados sobre llantas de 17 pulgadas de diseño exclusivo y suspensiones Koni. Y si importante es correr, más lo es frenar: de ello se encargarán un equipo Brembo de 305 mm de diámetro en las ruedas delanteras y pinzas de cuatro pistones.

El conjunto se completa con un sistema de escape que incrementa el rendimiento de la mecánica y varía su sonido varias escalas una vez se superan las 3.000 revoluciones por minuto. Igual que en todos los coches de Maserati, el escape muere en una salida hexagonal. Y por si uno se cansa de ir haciendo girar las cabezas, puede recrearse en otro sonido: el que produce un equipo de música JBL con nueve altavoces y un amplificador de ocho canales con 400 watios de potencia.


Cuidado en los mínimos detalles

El coche, que adopta faros de xenón con función de luz de día y de cruce, se ofrecerá solo con una decoración exterior, a base de pintura color Burdeos Pontevecchio, también exclusiva de Maserati. La capota de lona, hecha de tela gris, es de accionamiento eléctrico y como en el Abarth500C se puede abrir en tres posiciones distintas.

La personalización del interior afecta a los asientos, tapizados completamente en cuero de color beige, con el número 695 grabado en los reposacabezas. El salpicadero y la base de la caja de cambios están revestidos en fibra de carbono. El volante de cuero negro incorpora los controles del cambio, mientras que el panel de instrumentos ha sido especialmente producido por Jaeger. El coche también viene con pedales de aluminio, una placa en fibra de carbono que lo identifica como un integrante de esta serie especial, y otra con el número que le corresponde (del 1 al 499).

Como siempre habrá caprichosos, y más en un modelo de este calado (el 695 Tributo Ferrari costaba casi 44.000 euros), Abarth ofrece una amplia lista de opcionales personalizados, como el Tramontano Tribute to Abarth Travel Pack, un juego de maletas a medida.


:fuente:elmundo.es

-/-