¿Qué hago si recibo una reclamación por los contenidos de mi blog?



La mayoría de vosotros cuando decide abrir y mantener un blog para publicar cualquier contenido que sea una manifestación de vuestra opinión, personalidad, ideosincrasia, literatura, fotografía, arte, o cualesquiera otra cualidades intelectuales, no lo hace con la intención de meterse en laberintos legales. Todo lo contrario. No contáis con ellos, no os preocupan. Simplemente vais a lo vuestro, a bloguear sabiendo, obviamente, que puede ser que lo publiquéis no le guste a todo el mundo.

Pero un día alguien aparece en la vida de vuestra bitácora o de vuestra web dando un paso más allá y exigiendo que retiréis un post, un número de teléfono, una foto, un comentario crítico de algunos de vuestros suscriptores. Esta exigencia puede venir acompañada de una apostilla de longitud variable donde se os llama a ateneros de la consecuencias en caso de no obrar como se os dice, ya sea en un tono cordial o en un términos agresivos, despojados de toda amabilidad y adoptando la reclamación las más diversas formas: comentario en vuestro blog, email, carta certificada, llamada telefónica o, en el peor de los casos, la visita domiciliaria de un agente de la autoridad o de un agente judicial.

La reacción del blogger o del webmaster al recibir lo que en el Derecho americano llaman takedown notices o “notificaciones para la retirada de contenidos” varía desde la indignación más furibunda, pasando por sorpresa más abracadabrante hasta el pasotismo más desplanchado, pero pocos tienen una estrategia preparada ante estas contingencias jurídicas que pueden ocurrir en la vida normal de un blog y en las mejores familias de blogueros.

Doce años haciendo y recibiendo reclamaciones desde este tipo para diversas entidades, hacen que me atreva a proponeros estas claves en caso de que os escriban para que retiréis un contenido de vuestro blog.


No quitéis inmediatamente el contenido en cuestión

Mucha gente se pone nerviosa al recibir una notificación plagada de términos legales y decide hasta cerrar el blog o su web, sin pararse a pensar si hay motivo suficiente para eliminar el post, el comentario, la foto. Si la notificación que os mandan está hecha de buena fe, jugará con un plazo prudencial y razonable para que quitéis el contenido. Podéis examinar con tranquilidad si lo que habéis publicado es realmente conflictivo o merecedor de alguna sanción por ir contra alguna norma.

Lógicamente, aconsejo quitar el contenido sin dilación en cuanto os avisen si se trata de algo que haya publicado una tercera persona en vuestro blog sin vuestro conocimiento (p. ej un texto racista o insultos contra una persona) y que vosotros mismos o vuestra política de publicación repugne y rechace.

Solicita más información antes de actuar, mostrando una actitud dialogante y serena

Nunca está de más responder a la reclamación para retirar contenidos, requiriendo más información sobre la supuesta infracción a derechos de terceros y sobre por qué esa persona está legitimada para reclamaros. Esto producirá un doble efecto:
- por un lado, le estáis transmitiendo a vuestro interlocutor la impresión de que no sois asustadizos, que va a tener que argumentar por qué el contenido de vuestro blog tiene que ser eliminado.
- por otro, estáis obteniendo más feedback de vuestro oponente; siempre es bueno que el contrincante hable, nos dé más datos suyos, de su pretensión, para que podamos apreciar la consistencia de lo que pide.
Esto lo comento porque nunca se puede descartar que quien nos reclame sea un mero interesado en que quitemos el contenido porque rivalice con el suyo, p. ej. en posicionamiento en buscadores o, incluso, porque vaya a utilizar nuestro contenido como suyo, usurpándonoslo.
Pedir más información o detalles nunca será considerado como mala fe.

Ten siempre en cuenta quién te envía esa notificación

No es lo mismo que quien nos reclame sea el propio interesado, su Abogado, la autoridad policial o un Juez. El hecho de que nos escriba un Abogado o de que nos llame un policía para que quitemos un contenido no entraña directamente un delito si no lo hacemos, como sí lo sería no obedecer el mandato de un Juez, aunque bien es cierto que raramente un Juez se va a poner en contacto con vosotros como bloggers sin un proceso previo.

Pregúntate si estás actuando de buena fe

¿De verdad que ese texto es tuyo? ¿Tuviste la precaución de mirar si foto que has posteado tenía “Todos los derechos reservados” o estaba publicada en Commons? ¿Te sentirías indignado si vieses en un blog ajeno tu domicilio, el número de tu teléfono, la matrícula de tu coche? Son pequeñas cuestiones que te pueden ayudar a la hora de decidir si quitar el contenido reclamado o dejarlo en su sitio.

Consulta a un profesional del Derecho




:fuente:www.bloguismo.com

-/-