Plan de Marketing


Desarrollar un plan de marketing o estrategia comercial es lo que le permite a cada empresa alcanzar sus objetivos de maximización de beneficios, siempre y cuando dicho modelo sea el adecuado y se lleve a cabo de forma precisa. Es casi imposible imaginar una compañía que carezca de un área comercial y de un tipo de planeamiento y es que hoy en día ambas partes son primordiales si deseamos que nuestro negocio prospere. Un eficiente plan de marketing nos permitirá básicamente dirigirnos a nuestros clientes como atraer a muchos otros; nos ayudará también a determinar cualidades tales como a qué público nos dirigiremos, cómo contactarlos y llegar a ellos, informarnos sobre qué necesidades tienen, etc; todos estos datos sumados a otros más nos permitirán informarnos sobre los métodos que contribuirán a aumentar nuestra eficacia y beneficios. Los que recién se adentran al mundo “marketinero” tienen que entender que se necesitará de una estrategia sí o sí, de lo contrario no sólo sus expectativas no se cumplirán sino que tampoco su empresa podrá mantenerse adecuadamente. No es difícil confeccionar un plan de marketing, existen algunos pasos que nos pueden ayudar para que no nos olvidemos de factores que son primordiales y que determinarán el éxito de dicho plan.

Pasos

El primer paso es situar nuestro producto o servicio; el plan de marketing abarca una gran “P”, haciendo referencia al precio, promoción, producto y punto de vista; aquí tenemos que determinar cuál será el precio correspondiente, el lugar y el tipo de público que lo recepcionará. Para que empezar este plan no se nos dificulte demasiado y podamos entender con mejor claridad el primer paso podemos hacernos algunas preguntas que ayudarán, una será ¿A quién dirigiremos las ventas?, otras abarcarán los temas de necesidad de los clientes y en qué se distinguirá nuestro producto del de la competencia. Es muy importante determinar el público de nuestro producto ya que será éste quien delimitará no sólo el tipo de proceso productivo sino también el que le otorgará las cualidades al producto. Su necesidad también será una característica básica ya que si nuestros potenciales consumidores necesitan tractores, ya que trabajan en el campo, no podremos fabricar computadoras. La competencia estará allí con el fin de robarnos público y mantener el suyo, si recién estamos adentrándonos a este mundo, entonces debemos estudiarla y hacer hincapié en sus falencias para ofrecerle a la gente un producto de mejor calidad y que cubra más necesidades.

El segundo paso de este plan de marketing involucra a sus asesores y entorno, es fundamental que ellos nos aconsejen y nos brinden su perspectiva de cómo van desarrollándose las actividades. Para esto se realizarán reuniones y se pedirán varias opiniones tales como; quienes están consumiendo el producto, con qué frecuencia, en qué se diferencian éstos de los demás del mismo rubro, qué posicionamiento debería tener nuestra empresa a fin de año, etc. Las opiniones sobre estos aspectos nos ayudarán a modificar o acentuar políticas tanto internas como externas, realizar modificaciones en alguna de las áreas o dejar el desarrollo de la empresa tal como está. El tercer paso involucrará a los clientes, debemos averiguar como éstos reaccionan ante la oferta de nuestros productos; debemos consultarnos sobre sus pensamientos actuales, sobre qué imagen poseen de nuestra compañía, etc. Para llevar a cabo este trabajo se puede hacer varias cosas, lo más aconsejable es realizar un estudio de mercado que incluya todas estas variables, es la opción más eficiente ya que es considerada como la más profesional.

Una vez que contamos con todas las opiniones y con un esquema seguro, podemos empezar a trazar varias líneas del plan de marketing, empezaremos resumiendo nuestra posición, metas y objetivos dentro del mercado definiendo que esperamos conseguir al cabo de un cierto período. Un buen plan de marketing se organiza de la siguiente manera: Primero se debe resumir el mercado con todas sus características principales; luego se debe tener un panorama de toda la competencia, se debe a su vez realizar una comparación de productos y posicionamientos con la competencia para así poder desarrollar estrategias de comunicación y lanzamiento. Estos son los ítems que no pueden faltar en ninguna estrategia comercial; de esta forma dispondremos de una estructura sólida para mantenernos por el buen camino.
.

-/-