Marketing Directo


El marketing directo no es otra cosa que una forma de marketing que nació aproximadamente hace 40 años; esta realidad se ha consolidado en el mundo capitalista con un fuerte ritmo de crecimiento. El marketing directo es el medio publicitario en el que más invierten las empresas mundiales, ya que se considera como una de las mayores alternativas para poder rentabilizar diversas inversiones publicitarias, en gran parte, debido a las transformaciones que experimentan los medios de comunicación masivos y no masivos.

En el transcurso de los fines de los 90, la inversión total en marketing directo fue de no menos de € 2.575 millones; se destaca el incremento en el marketing telefónico, ya que sólo en 1998 facturó alrededor de € 190 millones; este ascenso nos hace pensar en una fuerte explosión del marketing de tipo telefónico en pocos años más. Esto se debe a que ha revelado ser un medio muy eficaz y de poco costo para establecer y mantener un contacto directo con el cliente brindándole información, productos, servicios personales, etc.

Dentro de la comunicación integral, el marketing directo tiene un capitulo propio e independiente por su importancia tanto a nivel cuantitativo como cualitativo; su éxito se basa principalmente en la posibilidad de segmentar el mercado en compartimientos con objetivos bien definidos, y así poder evaluar los resultados de forma directa. Además con el agregado de internet, una verdadera revolución se ha iniciado dentro del marketing directo ya que se utiliza el método o estrategia “uno a uno”.

Si se busca una definición un poco más puntual de marketing directo, se puede decir que es el conjunto de técnicas que nos facilitan el contacto directo e inmediato con el posible comprador que puede ser una persona física o jurídica, con el fin de promover o publicitar un producto o servicio, o también una idea. Para ello se emplean medios o sistemas de contacto de tipo directo, entendemos por esto: telemarketing, mailing, televenta, etc. Estas son nuevas tecnologías que nos brindan mercados virtuales (sistemas móviles y de multimedia).

El marketing directo es una manera de realizar, valga la redundancia, marketing ; es un sistema de marketing de tipo interactivo que utiliza uno o más medios de publicidad para así conseguir su objetivo, una determinada transacción económica que puede ser medida. La publicidad interactiva es el conjunto de soluciones que deriva de la extensiva e inagotable explotación digital de la comunicación.

Esto hace que veamos al marketing directo desde una plano diferente, de globalidad, este concepto abarca absolutamente todos los medios de comunicación cuya meta es crear una relación de interactividad tanto con el consumidor como con la propia empresa. Por ello la esencia radica en la relación unipersonal, individualizando al cliente, algo que los empleados de las empresas de marketing directo debe aprender a manejar.

El marketing directo como todo término posee características, y a la vez ventajas que se hacen presente cuando se lo compara con los sistemas tradicionales de venta y promoción: es medible: esto quiere decir que tanto sus resultados como eficacia pueden ser medidas; la respuesta que se obtiene de forma inmediata puede ser medida de forma cuantitativa. Es personalizable; el marketing directo es de alguna manera un medio de contacto directo e inmediato con nuestro cliente o individuo; esto nos permite conocer diferentes informaciones sobre los mismos a través del uso de bases de datos.

Esta característica identifica a la persona en términos de perfil.
El marketing directo ayuda a crear bases de datos; las empresas tienden a crear bases de datos, aunque muchas veces se compran; esto es más común en el mercado norteamericano, para el Europeo es todavía una asignatura pendiente.

Lleva el “negocio” a los hogares, esto no sólo nos brinda más comodidad a los consumidores, sino que modifica las características de la distribución; en lugar de atraer al consumidor hacia la tienda, se lleva ésta hacia él, haciendo que no tenga que moverse de su hogar. Luego tenemos como característica principal la fidelización: una vez establecida la comunicación con el cliente se lo llegar a conocer mejor lo que le permitirá a la compañía poder ofertarle lo que el cliente realmente necesita.

Por último decimos que el marketing directo es interactivo, ya que permite comunicar de forma directa el mensaje a su público, obteniendo del mismo una respuesta inmediata, y, a la vez, pudiéndole responder de la misma manera, un ejemplo de esto es el e-mail marketing.




:fuente:

-/-