FELICIDAD ¿Acaso es una formula?

Con este artículo los invitamos a pensar que muchas personas buscan una formula para la felicidad, en realidad no existe tal formula de tipo general, esto quiere decir, que se puede lograr una formula para cada uno de nosotros, solo que es un trabajo constante que empieza desde el primer momento en que piensas en ello; ahora mismo.


Contamos con los ingredientes que si son generales y que debes aprender a dosificar, según sea tu caso y con quien lo quieras compartir.

Primer Ingrediente.- El amor, el cual debe ser correspondido, busca a quien querer, pero hay que estar pendiente de que también te quiera.

El querer a alguien que a la vez te quiere es como el 70% de cualquier relación humana. Ojo, no se trata de que te digan que te quieren o que tu lo digas para que el amor sea real, debe existir una congruencia entre lo que ves en tu pareja, lo que escuchas en sus palabras y como te hace sentir.
Si lo que ves, escuchas y sientes con tu pareja es agradable, ¡vas por buen camino!.
En las relaciones de pareja es muy importante conseguir lo que uno busca o quiere; solo debes tomar en cuenta que sea posible con esa persona con quien te relacionas o te vas a relacionar.

¡NUNCA PONGAS EXPECTATIVAS FALSAS EN TUS RELACIONES!


Segundo Ingrediente.- La vida sexual, dale el valor real a tu intimidad. El sexo si importa y mucho.

No se trata de comparar o balancear si es más importante el sexo o el amor, ya que son dos factores diferentes:

El sexo se relaciona con el placer, el cuerpo y ¿Por qué no? Tener hijos.

El amor se relaciona con el sentir, compartir y tener planes de futuro con alguien en particular.

Lo importante en una relación duradera es que se presenten ambos factores, sobre todo si es una relación que quieres que se consolide y se vuelva una relación duradera.

¡LAS FALSAS PROMESAS SOLO CAUSAN FRUSTRACIONES Y RECLAMOS!


Tercer Ingrediente.- Las afinidades, es preferible relacionarse con personas que tengan gustos afines.

La probabilidad de hacer que ambos se sientan mejor y mas satisfechos en la convivencia, aumenta si hacen cosas que les gusten a los dos, ya que así existe mas probabilidades que ninguno de los dos se desgaste o se sienta sacrificado por complacer al otro.

¡NO ACUMULES FRUSTRACIONES, GENERALMENTE SE SALE EN FORMA DE ENOJO!


Cuarto Ingrediente.- Relaciones dinámicas, es importante generar una relación dinámica.

El aburrimiento es veneno para cualquier relación, debe planearse pre meditadamente, el tener actividades con tu pareja, ir al cine, al teatro, al campo, a un hotel a un partido de fútbol, etc.

¡NUNCA DEJES QUE LA RUTINA MATE A TU RELACIÓN!


Quinto Ingrediente.- Reglas del juego, al inicio de la relación es el mejor momento para poner las reglas del juego.

Si solo quieres sexo pasajero, sin miedo y sin culpa DILO, ya que tu pareja tendrá tendrá la claridad y podrá decidir si es compatible con la idea o lo que tu buscas en una relación en ese momento. Si por el contrario, buscas una relación profunda y estable, no te embarques en sexo ocasional.

¡ LA FALTA DE CLARIDAD ES LA CEGUERA DEL AMOR!


Sexto Ingrediente.- La disposición y la apertura, es importante siempre conservar la disposición y la apertura para mantener una relación sexual y amorosa.

Si en el pasado te fue mal, piensa que no todo el mundo es igual y además la oportunidad te la mereces tú, el fracaso anterior puede ser una gran lección, no solo un trauma y dolor, puedes recoger la lección para hacer una mejor y nueva relación.

Ten la disposición de darle a conocer a tu pareja lo que quieres y esperas de una relación, trata de brindar el máximo de detalles e invita a tu pareja a hacer lo mismo.

Entre mas detalles tengan el uno con el otro, más sabrán el como complacer a la pareja. Piensa en darle un poco de lo que espera, ya que a veces damos mucho, pero de lo que nosotros queremos dar.

¡NO TODO LO QUE DAMOS LO NECESITA NUESTRA PAREJA!


Séptimo Ingrediente.- Oportunidad para ser feliz, también es necesario que nos demos la oportunidad de ser felices, no todo lo hará nuestra pareja. 

En muchas ocasiones esperamos que nuestra pareja sea que nos de la felicidad, pero no reflexionamos en la carga que representa para nuestra pareja una situación así.

Al revisar nuestra propia vida, nos damos cuenta que muchas veces se nos hace fácil sufrir, como que estamos un tanto condicionados al dolor y el sufrimiento; es necesario hacernos la pregunta de ¿porqué no aprender a ser feliz?

Tal parece que estamos “educados” en un modelo de sufrimiento y si aprendimos a sufrir, podemos aprender a ser felices.

Observa las cosas simples de la vida y te aseguro que encontraras la esencia de la felicidad.




-/-