Estudio y Obejtivos del Marketing


Existen dos tipos de empresarios: los que apuntan a un blanco definido y disparan, y los que disparan, buscan donde pegó el proyectil, y colocan el blanco en ese lugar. ¿Qué quiere decir esto? Veamos lo que el correcto estudio de marketing refiere para entenderlo.

Cuando hablamos de mercado en una forma ficticia, nos referimos a aquel lugar virtual en donde se llevan a cabo diversas transacciones comerciales; posee una forma física que se manifiesta en un local, empresa u oficina que se especializa en vender y comprar productos o servicios. Pero para llevar a cabo este proceso se necesitan varias cosas: recursos, empleados, financiación y un amplio estudio de marketing. Podemos decir que este mercado es entonces la evolución del conjunto de elementos previamente nombrado y el alza y baja que se dan con respecto a los intercambios de bienes o servicios en función a un tiempo y a un lugar. Pero los mercados no son iguales, suelen separase en mercados regionales, sectoriales, nacionales, locales, etc; y para entender bien qué es lo que el consumidor desea o está buscando, debemos estudiarlo a fondo mediante la utilización de distintas técnicas que hagan el trabajo más sencillo y efectivo. El mercado en sí mismo, posee rasgos que son necesarios tenerlos presentes para formar parte de él, y lo que es mejor, participar él.

Si lo analizamos, podremos saber cómo movernos dentro del mismo y principalmente las posibilidades de ventas que tenemos dedicándonos a ese rubro y enfrentando dicha competencia. Un buen estudio de mercado nos sirve principalmente para obtener, comunicar y analizar información sobre distintos aspectos empresariales, entre ellos el producto, los clientes, el precio, el tipo de distribución que debemos seguir, los competidores, las promociones y los proveedores. Para obtener la información adecuada y empezar así este análisis es necesario recolectar datos, esto puede realizarse mediante fuentes primarias o secundarias. Entre las primeras se destacan ampliamente las encuestas. El estudio de marketing no nos aconseja sólo qué es lo que debemos vender sino también cómo venderlo; es decir, el análisis nos demostrará de qué forma debemos explicar nuestro producto (darlo a conocer pos su empaque, calidad, tamaño, ventajas, etc), en el caso de que se trate de un servicio, nos aconsejará explicar quién lo brinda y cómo lo brinda. Si no se realiza un buen análisis del mercado, lo más probable es que no obtengamos los resultados esperados; todos estos pasos que se detallaron previamente son cruciales a la hora de establecer un negocio empresarial. El mercado necesita un análisis para ser entendido y aprovechado por los nuevos e incluso viejos comerciantes; a su vez, el mismo evoluciona de forma constante: se desarrollan nuevas técnicas, se implementan nuevas tecnologías, y aparecen las nuevas estrategias.


Objetivos del estudio de Marketing

El estudio de marketing posee muchos objetivos pero existen algunos que se destacan por sobre otros; este análisis de mercado nos sirve en primera instancia, para saber quienes y cuántos de ellos están dispuestos a comprar o consumir lo que nosotros queramos vender, dentro de un espacio definido, durante un período de tiempo y, a su vez, cuánto están dispuestos a pagar por dicho bien o servicio.

Este análisis, si se realiza correctamente nos indicará si las características de nuestro bien o servicio están a la altura de los consumidores que compran en este rubro; nos señalará también qué tipos de clientes son los que se interesan en nuestros bienes; esto nos servirá para establecer ciertas políticas en la empresa tales como publicidad, relaciones públicas y proceso de producción. El estudio de marketing no se relaciona solamente con lo que pasa en nuestra empresa y su entorno, sino analiza cuidadosamente a la competencia, esto con el fin de saber realmente en dónde estamos parados a la hora de afrontar nuestro negocio, y cuáles son las posibilidades reales que tenemos con respecto a los competidores.

El objetivo final de este análisis, luego de estudiar todos los parámetros mencionados previamente, es sugerirnos un precio adecuado para colocarle a nuestro producto y poder competir eficientemente en el mercado. En el caso de que este análisis se realice como paso inicial de un propósito de inversión, nos aconseja sobre el tamaño indicado de negocio que debemos instalar, estableciendo también, las previsiones para realizar próximas ampliaciones que conllevará el crecimiento de nuestra compañía.


-/-