Conjuntivitis


Conjuntivitis
La conjuntivitis es la inflamación o irritación de la conjuntiva, generalmente causada por virus, bacterias o una alergia.

Origen
Aparte de la infección con gérmenes, la conjuntiva inflamarse debido a reacción alérgica con el polvo, el moho, la caspa animal o el polen de las flores. La incidencia de viento fuerte con polvo o sin él, el humo, y otros agentes contaminantes pueden irritar la conjuntiva y producir conjuntivitis temporal. También puede sufrir irritación debido a un resfriado común o un brote de sarampión, así como a la hiper sensibilidad a ciertos productos químicos.

La luz intensa puede irritar la conjuntiva, como la proveniente de una soldadura eléctrica de arco, del sol, o incluso la luz solar reflejada en la nieve .
En ciertos casos, la conjuntivitis tiene origen orgánico y puede durar meses o años y puede ser causada por procesos en los que el párpado se deforma o por problemas con los conductos lagrimales.

Síntomas
Cuando está irritada, la conjuntiva se ve enrojecida debido a la afluencia de la sangre y suele aparecer una secreción en el ojo. En la conjuntivitis bacteriana, la secreción puede ser espesa y blanca o cremosa. En la conjuntivitis viral o alérgica, la secreción es en general clara. El párpado puede hincharse y picar intensamente, en especial en casos de conjuntivitis alérgicas.

Secuelas
Las conjuntivitis casi nunca afectan la visión de manera permanente, solo lo hacen temporalmete cuando la secreción cubre la parte de la visión del ojo.

Tratamiento
El tratamiento para la conjuntivitis depende de su causa. Los párpados deben lavarse exteriormente y con cuidado con agua hervida y un paño limpio para mantenerlos libres de secreciones.

Cuando la causa es por infección bacteriana se usan colirios o cremas antibióticas. Si es de origen alérgico se usan gotas oftálmicas con corticosteroides, estos nunca se usan en conjunto con los antibióticos. Para las conjuntivitis virales ni los corticosteroides ni los antibióticos son efectivos.

Para las conjuntivitis orgánicas es necesario en ocasiones recurrir a la cirugía para corregir la alineación de los párpados o para abrir los conductos lagrimales obstruidos.

Propagación
Como las conjuntivitis infecciosas son muy contagiosas, nunca debe tocarse un ojo sano después de hacerlo en uno infectado. Las toallas y los paños que se utilicen para limpiar el ojo infectado deben ser desechados o puestos a hervir durante 15 minutos y solo después mezclarse con el resto de las toallas o paños.



-/-