Cataratas : enfermedad en los ojos


Cataratas
Si incursionamos en los orígenes del término catarata, vemos que significa “cascada o salto grande de agua”. La persona que presenta este padecimiento en una etapa avanzada, en general describe su visión con estas palabras: “Es como si se estuviera tratando de ver a través de una cascada”.
El cristalino es un lente natural ubicado dentro del ojo que ayuda a enfocar la luz, o una imagen, sobre la retina. Y es precisamente a la opacificación de este lente a lo que se le denomina catarata. Esta constituye la primera causa de ceguera curable a nivel mundial.

Tipos de cataratas
Hay varios tipos. La catarata más frecuente es la senil o degenerativa que aparece espontáneamente en las personas de la tercera edad. Su prevalencia es del 50% entre los 65 y 74 años, y del 70% por encima de los 75 años.
Existen otras:
Las cataratas secundarias a enfermedades sistémicas como la diabetes
La de causa medicamentosa, en pacientes que usan esteroides por períodos prolongados
La traumática (debido a un trauma)
Las congénitas .
Las que surgen como complicación de otra enfermedad ocular.

Incidencia
La incidencia de cataratas es más elevada en regiones geográficas con marcada exposición a los rayos ultravioletas del Sol. Igualmente influye en su formación la exposición a radiaciones y comportamientos individuales como el uso de tabaco o alcohol. Sin embargo, contrario a la creencia popular, no está descrito que el uso excesivo de la vista sea un factor favorecedor de catarata.

La presencia de catarata infantil se ha estimado entre 1 a 15 por cada 10 000 niños. La incidencia de catarata congénita bilateral en los países industrializados es de 1-3 por cada 10 000 nacimientos, cifra que probablemente sea mayor en los países subdesarrollados, debido a diversos factores como la rubéola. Globalmente se considera que unos 200 000 niños están ciegos por catarata.

Puede ser unilateral o bilateral.
Las cataratas muy pequeñas, u opacidades que no son centrales y por tanto no interfieren con el eje visual, pueden ser asintomáticas. Estas pueden no progresar, o más comúnmente, con el devenir, se pueden agrandar y llevan a la discapacidad, incluyendo ceguera, si no son tratadas.

Síntomas
El síntoma fundamental es la visión borrosa u opaca. La luz puede molestar más de lo habitual, lo que es particularmente discapacitante para manejar en la noche. Puede haber visión doble o múltiple y ser necesario el cambio frecuente de espejuelos. En los comienzos de la formación de una catarata puede ocasionalmente mejorar la visión de cerca.

Diagnóstico
Es básicamente clínico. Sin embargo, se requiere de un sofisticado equipamiento tecnológico para permitir una planificación quirúrgica adecuada y detectar enfermedades asociadas.

Tratamiento
El tratamiento es quirúrgico y consiste en extraer el cristalino natural opaco y sustituirlo por un lente intraocular artificial cuyo poder se calcula de forma individual para cada paciente. Existen actualmente técnicas micro quirúrgicas de pequeñas incisiones, sin sutura, que permiten resultados visuales muy satisfactorios y una rápida incorporación del paciente a su vida laboral y social. No es necesario esperar a estar ciego para operar. La cirugía se realiza cuando la pérdida visual afecta las actividades normales del paciente.

Aunque se padezca cataratas en ambos ojos, siempre se realiza la sustitución del cristalino en un ojo primero y luego en el otro, porque, aunque muy raramente, pueden surgir complicaciones pos quirúrgicas como infecciones, y no se debe someter a este riesgo a los dos ojos simultáneamente.

Complicaciones
El pronóstico de la cirugía de catarata es muy bueno, con un bajo índice de complicaciones, aunque, como en todo proceder quirúrgico, no está exenta de ellas. Las más frecuentes durante la cirugía son la elevación de la presión intraocular, el sangramiento y la rotura de la cápsula que sostiene el lente intraocular. La más temida es la sepsis, que ocurre en un 0.005% de los pacientes operados.




-/-