Amnesia


Memoria es la capacidad de aprender y recordar, una mirada más especializada indica que la memoria es la potencialidad con que cuenta el Sistema Nervioso Central para fijar, organizar, actualizar y reconocer eventos de nuestro pasado psíquico, muy asociado a la función de la atención. Se diría que la memoria humana es capaz de almacenar más datos, y es muchísimo más compleja, que cualquier computadora actual, aunque ambos sistemas almacenan los datos en tres etapas similares: codificación, almacenamiento y evocación. Justamente la amnesia es la perdida de la memoria y comienza a manifestarse con pérdida de objetos, olvido de nombres, o de dónde se guardan las cosas, o de hechos recientes (visitas, paseos); reiteratividad (repetición del mismo cuento varias veces); olvido de encargos y recados, de tomar los medicamentos, de fechas; episodios de mente en blanco; búsqueda de cosas que tienes delante y es como si no las vieras; guardar las cosas sin darse cuenta (actos automáticos).

Las causas mas frecuentes de pérdida de memoria son: el envejecimiento, la enfermedad de Alzheimer, lesión o trauma craneal, la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas y de drogas, epilepsia sin tratamiento, intoxicación por monóxido de carbono, déficit vitamínico, malnutrición. También se ve en afecciones como el hipotiroidismo, el hipertiroidismo y abusos de altas dosis de esteroides.

Estos trastornos pueden ser permanetes o transitorios dependiendo del orígen. Se consideran transitorios cuando su duración es de horas, días, semanas y no más de un mes, como los que se producen debido a traumatismos físicos y conflictos psicológicos; y permanentes cuando su duración es mayor de un mes, como los inducidos por sustancias como el alcohol o las drogas, incluyendo algunos medicamentos.

Existe también la amnesia total y se origina como consecuencia de lesiones físicas (traumas) y trastornos psicológicos o psiquiátricos .

A los 30-35 años pueden verse los llamados trastornos atencionales del adulto que se caracterizan por episodios de mente en blanco, actos automáticos, generalmente vinculados con el estrés, ansiedad, angustia y depresión. A partir de los 60-65 aparecen los trastornos del olvido asociados a la edad ("olvido senil benigno"), caracterizados por discretas alteraciones de memoria, especialmente dificultades para aprender y recordar nombres propios y de medicamentos.
Son síntimas de amnesia mas avanzada la imposibilidad de reconocer a los miembros de la familia, olvido de números telefónicos o direcciones, dificultad para retornar a casa (la persona se pierde en un área pequeña); se olvida que comió o dice que se bañó y no es cierto; no recuerda los nombres de sus amigos más cercanos.


Tratamientos

Peden establecerse tratamientos, basándose en el análisis de los tratornos referidos y la impresión clínica, la forma de comienzo y la evolución de los síntomas, la presencia de elementos de deterioro acompañante, los antecedentes del paciente, los datos del examen neurológico y el estudio neuropsicológico. En este contexto cabe señalar que en la amnesia traumática tiende a ser transitoria y debe evitarse el uso de fármacos.
Algunos pacientes recuperan completamente la memoria, otros parcialmente, con algunas lagunas de memoria que se establecen como permanentes.

Ejercicio

Evidentemente el ejercitar la memoria ayuda a su desarrollo. Podemos contribuir a su mejoramiento leyendo, repasando, recitando. Cuanto más tiempo se ensaye o practique el material, mejor lo recordaremos. El estudio repetido impulsa el recuerdo a largo plazo. A veces se confunde la mala memoria con los malos hábitos de memorización. La obtención de malos resultados en los estudiantes finalistas es un ejemplo del mal hábito de memorización, no de mala memoria, cabe comentar que existe el deterioro de la memoria relacionado con la edad, en el cual hay una pérdida fisiológica en relación con los años. Algunas personas de edad madura y avanzada tienen dificultades aisladas para recordar nombres propios y acontecimientos recientes de importancia limitada. Este "olvido benigno" no indica demencia progresiva, y su mejor tratamiento consiste en tranquilizar con rapidez a la persona.


-/-