Prepararse para exportar


Son varios los aspectos que debes tomar en cuenta para saber si tú y tu empresa están preparados para empezar a exportar. Edmundo Lizarzaburu, Director de la Escuela de Comercio Exterior de la Asociación de Exportadores (Adex) en Sudamérica, afirma que antes de pensar en exportar debes tener en cuenta que tanto tu empresa como los productos y servicios que ofertas deben cumplir ciertas características. Estas recomendaciones son de utilidad para cualquier pais.

La empresa

En principio, la empresa debe adaptarse a las necesidades del mercado, eso significa que debe tener la flexibilidad para elaborar sus productos de acuerdo a los gustos y las tendencias que imperan en el mundo. “Las empresas deben adaptar su producción a la moda, no puede darse el lujo de elaborar el mismo productos siempre, con las mismas características. Por ejemplo, antes nadie pensaba que se podían exportar conejos y luego se convirtieron en un interesante nicho de mercado. Pero la manera como se envían ha variado, antes se enviaban en envases al vacío, pero la mayor parte de los compradores exige que se envíen enlatados”, explica.

Para que se cumpla el primer punto, la empresa o la compañía debe de tener un personal altamente calificado y experimentado. De otra forma no podrá adaptar su producción a las exigencias del mercado.
Agrega que la empresa debe apuntar a tener tecnología de punta para hacer más rápida y eficiente su producción, y para poder competir con otros exportadores de mercaderías similares.

El producto

Sobre este punto, se recomienda que por encima de todo el producto que ofertas debe de tener muy buena calidad, y que cumpla todos lo estándares que exige el mercado internacional, en cuanto al peso, volumen y empaquetado.
En segundo lugar, el producto debe de tener un envase llamativo y agradable a la vista que genere las ganas de ser comprado. “En marketing llamamos al envase el vendedor silencioso porque sus colores, su diseño generan una atracción y las ganas de comprarlo”, añade.

Información

La información es un aspecto que el empresario no debe de subestimar. Un exportador debe estar siempre muy bien informado de las cosas que pasan en el mundo. Si no tiene el presupuesto para contar con un equipo que lo asesore, deberá empaparse de las noticias que salen en los periódicos, el Internet y la televisión. “Por ejemplo si hay un mal clima en Europa y se cae la cosecha de uvas, entonces ahí el exportador tiene una oportunidad de venta. Un exportador no debe esperar a que vengan a comprarle sus productos, tiene que salir a vender”, explica el especialista.

-/-