La dieta mediterránea mejora la función pulmonar


Un estudio realizado en Grecia por la Universidad de Larissa ha demostrado que los antioxidantes que aportan las frutas y verduras de la dieta mediterránea mejoran de manera extraordinaria la función pulmonar, por lo que este tipo de alimentos resultan beneficiosos para pacientes que padecen EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Esta enfermedad se caracteriza por la obstrucción o limitación crónica pulmonar de manera poco reversible. La EPOC aparece en hasta un 50% de los fumadores como respuesta a una exposición continuada al humo del cigarrillo. Sus síntomas más característicos son la falta de aire, el aumento de la tos, y el aumento y el cambio de color de los esputos.

El ensayo, que se ha practicado sobre 120 enfermos de EPOC de distintas gravedades, divididos en dos grupos. Al primero se recomendó en cada consulta que, además de tomar su medicación, incluyera en su dieta: aceitunas, champiñones, patatas, tomates, nueces y otras frutas y verduras, y así lo hicieron según indicaron los cuestionarios que se les realizaban. El segundo grupo se limitó a tomar la medicación correspondiente para su EPOC.

Tras tres años de análisis, los resultados fueron realmente sorprendentes, pues el primer grupo había mejorado su función pulmonar en 65 ml y el segundo había empeorado 135 ml, lo habitual en pacientes que sufren esta enfermedad. Esto, supone una mejora de más del 148% en la función pulmonar.

“Este ensayo indica que la dieta mediterránea tiene un impacto factible y cuantificable sobre la salud pulmonar no sólo sobre la función respiratoria sino también sobre otros factores más allá del pulmón”, explica el Dr. Joan B Soriano, Director del Programa de Eidemiología e Investigación Clinica de CIMERA, en Mallorca.

Las verdura y las frutas contienen grandes cantidades de antioxidantes, así como vitaminas C, E y beta-caroteno, que, tal y como demuestra este estudio, protegen a los pulmones de la oxidación causada por el tabaco y la contaminación ambiental. “Estas vitaminas también tienen propiedades antiinflamatorias que convierten a los radicales del oxígeno en formas menos reactivas”, aclara el Dr. Soriano.

Las diferencias en la prevalencia de la EPOC en España
La EPOC es una enfermedad muy prevalente entre los españoles mayores de 40 años, en concreto, se estima que el 10,2% de la población de España entre 40 y 80 años de edad padece enfermedad pulmonar obstructiva crónica (15%), con un diferencial por sexo en hombres (15%) respecto a las mujeres (5%).

Pero, tal y como resaltaba esta mañana el Dr. Josep María Antó, director del CREAL (Centre de Recerca en Epidemiologia Ambiental), y según el EPI-SCAN, un estudio epidemiológico realizado en once ciudades españolas, la variabilidad de la EPOC es muy amplia en nuestro país. Tras el análisis, se detectó que existen contrastes tan abismales como casi un 17% de prevalencia de la EPOC en Asturias y solamente un 6% en Burgos.

“Estos datos hacen necesario un replanteamiento de la distribución de recursos en España para combatir esta enfermedad, pues deben de racionalizarse según las distintas prevalencias de cada zona”, argumenta el Dr. Antó.

Al parecer, no se encontraron diferencias sustanciales en estas zonas por edad o tabaquismo que explicaran tal dispares resultados, aunque se analizaron distintas causas que pudieran provocar la EPOC, como son: la dieta, la ocupación, la susceptibilidad genética y sobretodo, el hábito tabáquico, el responsable del 80 – 90% de la EPOC.

-/-