El avance acumulativo de la energía solar y la eólica



(NC&T) Al menos así lo cree Walter Kohn, de la Universidad de California en Santa Bárbara, quién compartió el Premio Nobel en Química de 1998.

Hoy, el petróleo y el gas natural nos proporcionan aproximadamente un 60 por ciento de la energía global consumida.

Sin embargo, tal como Kohn argumenta, las previsiones más aceptadas sobre la producción global futura de esos dos recursos indican que la producción alcanzará un pico máximo dentro de entre 10 y 30 años aproximadamente, seguido de un rápido declive.

El uso intensivo de combustibles fósiles ha puesto a la humanidad ante dos desafíos sin precedentes. Uno es el calentamiento global y sus consecuencias. El otro es el agotamiento de los combustibles fósiles, que obligará al mundo a usar fuentes alternativas de energía.

Durante la última década, la producción de energía fotovoltaica en el mundo aumentó en un factor de alrededor de 90, en tanto que la energía eólica lo hizo en un factor de aproximadamente 10.

Kohn espera que tal crecimiento vigoroso de estas dos formas de energía inagotables prosiga durante la próxima década y más allá, llevándonos así a una nueva era en la historia humana, una era en que las energías eólica y solar sean las fuentes de energía predominantes en la Tierra.

-/-