Capa de nanopartículas para producir 20 veces más electricidad a partir de aguas residuales



Los resultados llevan a los investigadores un paso más cerca de una tecnología que podría limpiar los desechos biológicos al mismo tiempo que produciría niveles útiles de electricidad, una prometedora innovación en el tratamiento de las aguas residuales y también una fuente renovable de energía.

El equipo de Frank Chaplen, profesor de ingeniería biológica y ecológica, constató que cubriendo los ánodos de grafito con una capa de nanopartículas de oro se aumentaba en 20 veces la producción de electricidad. Los ánodos recubiertos con paladio producían un incremento, pero bastante menor. Los investigadores creen que las capas de nanopartículas de hierro, que serían mucho más baratas que las de oro, podrían producir un incremento de electricidad similar al conseguido con el oro, por lo menos para algunos tipos de bacterias.

El equipo de investigación todavía necesita lograr algunas mejoras en el diseño de la cámara del cátodo, y comprender mejor la interacción entre las diferentes especies microbianas. Pero claramente el nuevo método está produciendo más electricidad.

En esta tecnología, las bacterias típicas de los desechos biológicos, tales como las aguas cloacales, son depositadas en una cámara de ánodo, donde forman una biopelícula, consumen nutrientes, crecen, y en el proceso liberan electrones. En este contexto, las aguas residuales son literalmente el combustible para la producción de electricidad.

Mediante tecnología parecida, un método similar puede ser capaz de producir gas hidrógeno en vez de electricidad, con el potencial para ser usado en las células de combustible de hidrógeno que pueden energizar a los automóviles del futuro. En cualquier caso, el tratamiento de las aguas residuales podría dejar de ser un proceso que requiere energía, para pasar a ser uno que la genera en cantidades utilizables.