Burj Al Arab – Dubai (Emiratos Árabes Unidos)

Burj Al Arab – Dubai (Emiratos Árabes Unidos)

Este impresionante hotel ultra lujoso de 321 metros de altura se consagra como uno de los hoteles más altos del mundo, sobresaliendo también por su extraña forma que nos recuerda a una gran vela de barco. El mismo fue diseñado por Thomas Wills Wright y su construcción costó unos 650 millones de dólares.


La construcción del edificio se inició en 1994 y se inauguró oficialmente el 1 de diciembre de 1999. Su forma está inspirada en una embarcación a vela y está localizado en un área específica con el objetivo de que su sombra no cubra la playa. En el punto más alto del hotel se encuentra un helipuerto, el cual fue utilizado como cancha de tenis para una publicidad en la que participaron Andre Agassi y Roger Federer, pero esto, a pesar de lo que muchos creen, no se utiliza como cancha de tenis.

El hotel está catalogado como de siete estrellas, categoría que va más allá de la clasificación normal de los hoteles, de uno a seis, debido a sus características realmente excepcionales que lo diferencian de cualquier otro tipo de hotel en el mundo. El Burj Al Arab no tiene habitaciones normales, sino que cuenta con 202 suites dobles. La más pequeña de estas suites ocupa un área de 169 m², mientras que la mayor cubre un área de 780 m². La suite Real cuesta 28.000 dólares la noche. También tiene un servicio de autos Rolls-Royce de lujo disponible para cada huésped.

El Burj Al Arab posee nueve restaurantes, entre los que destacan el Al Mahara —ubicado bajo el mar, ofreciendo una vista subacuática a través de un vitral en forma de acuario— y el Al Muntaha, localizado a 200 metros de altura, permitiendo una vista panorámica de la ciudad de Dubái. Este último está ubicado sobre una plataforma voladiza que se extiende 27 metros de cada lado del mástil; y se tiene acceso a él a través de un elevador panorámico. En su cocina se desempeñan afamados chefs.

La decoración interior del edificio estuvo a cargo de la diseñadora china Khuan Chew. Las instrucciones que el Jeque de Dubái le dio a Chew para el diseño de las suites y el atrio eran impactar e innovar. Khuan y su equipo utilizaron grandes cantidades de mármol de Macael, terciopelo y hojillas de oro para adornarlo. Seis meses antes de la inauguración, el Jeque visitó el hotel para dar su opinión. La majestuosidad de las suites cumplió sus expectativas de demostrar lujo y grandeza, pero al ver el atrio pintado completamente de blanco, lo reprobó. La decoradora tuvo que rediseñar la apariencia del vestíbulo, añadiendo brillantes colores en el techo, fuentes de aguas danzantes, un espectáculo de luces multicolores y acuarios gigantes.

En el hotel trabajan personas provenientes de más de 80 países, las cuales deben cumplir un riguroso proceso de selección. La principal razón es para poder atender a los huéspedes en su idioma natal.

Para la publicidad se adaptó el helipuerto como una cancha de tenis y ambos tenistas se tomaron fotografías ahí, luego continuaron con la publicidad en una cancha de tenis común y corriente y mediante edición de video hacen parecer que ambos están jugando en el helipuerto del hotel.



-/-