Los Conquistadores Espanoles y su desarrollo


La sociedad española de la época estaba constituida por una nobleza, cuyo estamento superior disfrutaba de amplios privilegios y mantenía la tradición nobiliaria. El estrato inferior de la nobleza estaba representado por los hidalgos, que eran personas sin fortuna y que en la lucha contra el Islam se habían convertido en arquetipos: buenos guerreros, virtuosos, valientes y aventureros. No obstante ser el grupo social más numeroso, tenía escasas posibilidades de realización en España. Por último, estaba el bajo pueblo, que lo integraban los villanos y los plebeyos de diversos oficios: labriegos, pastores, artesanos, mercaderes, etc.

La lucha contra los moros fue encabezada por los reyes y sectores de la nobleza, mientras que los hidalgos, escuderos y gente corriente formaron las huestes militares. Todos quienes participaron en la guerra alcanzaron una posición privilegiada en la sociedad y entonces el hombre de armas, fundamentalmente el caballero, constituyó un ideal. Así también ocurriría en América. Las huestes de conquista fueron conformadas, básicamente, por los hidalgos y el bajo pueblo, que vieron en ellas la probabilidad de alcanzar prestigio y riqueza.

La gigantesca tarea de la conquista de América o el Nuevo Mundo, como se le llamó, fue entregada fundamentalmente a la iniciativa privada, correspondiéndoles a los "capitanes" organizar los viajes, conseguir el financiamiento y dirigir la empresa. El financiamiento se obtenía constituyendo sociedades con capitales reunidos generalmente en España, de manera que el endeudamiento fue la forma más corriente de solventar una de estas empresas. La Corona, por su parte, invertía fondos solo excepcionalmente. Sin embargo, fijaba las normas para efectuar la conquista en su nombre y de acuerdo a los objetivos oficiales: difundir la fe católica, proteger y adoctrinar a los indios y recaudar ingresos que se pudieran conseguir de los nuevos territorios.

Los derechos y deberes de ambas partes, la oficial (la Corona) y la privada (la empresa), fueron consignados en una especie de contrato llamado "capitulación" que era necesario firmar antes de iniciar cualquier conquista. Sin embargo, hubo casos en que la iniciativa se adelantó a la suscripción de este contrato, como fue la empresa de conquista dirigida por Hernán Cortés en México y Pedro de Valdivia en Chile.



:fuente:kalipedia

-/-