La contaminación deteriora más rápido las arterias

Vivir cerca de una autopista no sólo daña la salud acústica, sino que también puede afectar a la cardiovascular. Así se desprende de un estudio realizado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental de Barcelona y la Universidad del Sur de California, presentado por la Sociedad Española de Cardiología la semana pasada, que sugiere que las personas que residen cerca de carreteras altamente transitadas sufren un deterioro de las arterias el doble de rápido de las que viven en zonas más tranquilas.

"En concreto, el grosor de las carótidas aumenta 5,5 micrómetros por año"

Estudios anteriores ya habían apuntado este efecto debido a la observación del empeoramiento de la función endotelial reduciendo su capacidad vasodilatadora. Si la exposición se mantiene en el tiempo, la polución podría provocar el engrosamiento y acumulación de grasas y derivar en arteriosclerosis. No en vano, José A. Barrabés, presidente de la Sección de Cardiopatía Isquémica de la Sociedad Española de Cardiología, advierte a CF que la población más vulnerable "será aquélla que ya presente otros factores de riesgo cardiovascular, como el colesterol elevado, mala alimentación o estrés".

NUEVO FACTOR DE RIESGO
La contaminación también favorece la coagulabilidad de la sangre, aumentando el riesgo de accidentes trombóticos agudos, como el infarto de miocardio. Por ello, Barrabés advierte de que la polución podría ser incluida como un factor de riesgo cardiovascular a evitar.

Se estima que en España se producen 16.000 muertes ligadas a esta causa. Asimismo, expertos apuntan que si en ciudades como Madrid o Barcelona se redujesen los índices se evitarían hasta 3.500 defunciones.


:fuente: correofarmaceutico

-/-