El valor de un Mentor para lograr el éxito


A lo largo de nuestra vida tenemos varios mentores; personas a quienes admiramos y que nos guían por el buen camino. Desde tus padres, abuelos y hermanos, hasta tus maestros, colegas de trabajo y socios. Todos pueden serlo en algún momento. En cada etapa de nuestro desarrollo elegimos mentores, y si lo hacemos bien, muchos de ellos pueden mantenerse durante años para vernos crecer (siguiendo o no sus recomendaciones).

Particularmente en el mundo de los negocios, los mentores son uno de los grandes activos de los grandes emprendedores. Estas personas no sólo pueden entregarte valiosos consejos basados en su experiencia -que comúnmente excede por años luz a la tuya-, sino también brindarte retroalimentación sincera, aliento en las situaciones difíciles e, incluso, las conexiones que necesitas para colocarte en el mapa de tu industria.

Escoger a un buen mentor no ocurre de la noche a la mañana. Tampoco es algo que debe forzarse o surgir de la casualidad. Se trata de crear relaciones sólidas, cimentadas en el respeto y la confianza mutua. Y es que tu mentor también debe admirar tu capacidad, habilidad y talento; de otra manera poco conseguirás del tiempo que pases a su lado.

Saber escuchar a nuestros mentores y aprender a valorar sus consejos es básico para crecer constantemente en nuestra vida profesional y ser mejores personas. Ocasionalmente nos puedan "reprender" si así lo merecemos, pero ese es el gran valor de que alguien que te estima y respeta te pueda hablar con honestidad.



-/-